• San Rafaelvolver

    Domingo, 28 de julio de 2013

    En El Escorial construyen una original pista de wakeboard

    Será en una laguna artificial de 200 metros de longitud, en un campo que se llenará con agua del río Atuel. Tiene un cable carril computarizado que fue adaptado por ingenieros locales. 

    Marcelo Schmitt
    schmitt.marcelo@diariouno.net.ar

    El 21 de setiembre, con la inauguración del wakepark El Cable, los amantes del deporte extremo tendrán una nueva alternativa para sentir adrenalina sobre una pista que se montó en una laguna construida artesanalmente por los hermanos Martínez y un socio de origen suizo.

    El lugar elegido está ubicado en el camping Cueva del Indio, sobre la ruta 175, en el paraje El Escorial, a unos 20 minutos de la ciudad. Allí, Leonardo Poke Martínez, con su hermano Andrés y Patrick Schmidling diseñaron un circuito artificial que tiene un cablecarril que se montó sobre unas torres de 6 metros de altura.

    Este sistema, desarrollado y adaptado por un grupo de ingenieros locales, remplazará a las lanchas que en lagos abiertos son las que transportan al deportista que practica el wakeboard.

    La idea, según el popular Poke, “es contar con una pista para los fanáticos de este deporte extremo y para quienes quieran aprender y disfrutar de esta modalidad que se practica en otras partes del mundo y del país”.

    El circuito se recorrerá a 35 kilómetros por hora, tendrá una serie de obstáculos y rampas para los más avezados y uno libre para los principiantes, que podrán aprender la técnica en un par de clases que se dictarán en el predio.

    La seguridad es la principal preocupación de los hermanos, y en ese sentido Andrés explicó que “a todo el cablecarril, muy similar al de una aerosilla, se le incorporaron sistemas de seguridad para impedir cualquier accidente”.

    En este contexto mencionó que “el cable tendrá incorporado un manillar para que el deportista se pueda deslizar sobre una tabla que tendrá contacto con el agua”.

    Ese sistema eléctrico será monitoreado a control remoto por un técnico, que se encargará de comandar todo el sistema durante los 15 minutos que durará la rutina.

    Respecto al agua con que se llenará la laguna, Andrés explicó que “proviene de un excedente del río Atuel que ingresa por un canal a la laguna y luego en forma natural escurre hacia el mismo río”, y aclaró que “nunca quedará estancada”.

    Complejo deportivo

    La apuesta de los hermanos y su socio es construir un complejo de deportes extremos al que se le van a incorporar otras modalidades como el dirtbike, trekking y el pádel-surf.

    Apoyados por un grupo de amigos, entre los que se encuentra el empresario Anuar Sat (h), fanático del wakeboard, los emprendedores están dispuestos a promocionar el complejo como un lugar para el deporte extremo.

    Para darle más vida han comprado un contenedor donde funcionará un bar y sobre el techo se instalará una pequeña terraza con un techo armado con velas de windsurf.

    Con el tiempo se instalarán torres para iluminar la pista de noche, se construirán dos cabañas, otra laguna para aquellos que se quieran bañar y estacionamiento con tela antigranizo.

    Para llegar al complejo no es necesario el auto, ya que la empresa Iselín tiene tres servicios de micros que recorren la zona con parada frente al camping.